Plan de Respuesta a la guerra para contener los precios de la energía y proteger a los colectivos más vulnerables

​​​La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha presentado el Plan Nacional de Respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania aprobado por el Gobierno.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el 'Plan de Respuesta' al impacto económico de la guerra en Ucrania, que incluye prohibir los despidos a las empresas que reciban ayudas públicas, la bonificación con un mínimo de 20 céntimos el litro de combustible para todos los ciudadanos y el establecimiento de un límite del 2 % a las revisiones de los alquileres durante los próximos tres meses.

Durante su intervención, Calviño ha resaltado que el plan persigue ocho objetivos: bajar el precio del gas, la electricidad y de los carburantes, apoyando en particular a los colectivos más vulnerables; proteger a los sectores y empresas más afectadas con una atención particular a las pymes y los autónomos; reforzar la estabilidad de precios evitando una espiral inflacionista; garantizar los suministros; proteger la estabilidad financiera; acelerar el despliegue del Plan de Recuperación en particular la agenda de transición energética para alcanzar cuanto antes la autonomía estratégica; impulsar la eficiencia energética y, finalmente, reforzar la ciberseguridad.

En concreto, el Plan Nacional, que movilizará 16.000 millones de euros está basado en cinco ejes principales: ayudas a familias, trabajadores y desplazados; ayudas al tejido empresarial; medidas en materia de transportes; medidas en materia de ciberseguridad y medidas en materia de energía.

En materia de ciberseguridad, Calviño ha destacado el nuevo Plan Nacional de Ciberseguridad con una inversión de más de 1.200 millones de euros.